Tres usos para los cordones de colores que te encantarán

Los cordones colores que se usan habitualmente para los zapatos pueden tener otros usos que te encantarán, especialmente si tienes niños pequeños. Estas son algunas sugerencias para divertirte y divertirles con estos cordones.

-Para el pelo. Si sueles ponerle coletas a tu hija puedes adornarlas con cordones de colores. Quedarán muy divertidas, especialmente si utilizas varios diferentes en cada cola. También valen para jugar con ellos a la hora de trenzar el pelo, usándolos para entremezclarlos con el pelo y lograr que se vea un resultado muy colorido.

Los niños también pueden utilizarlos creándose divertidas cintas trenzadas para la frente al más puro estilo hippie. También pueden crear una trenza de colores y anudarla en la parte de atrás de su gorra, creando el efecto de que llevan una trenza en su pelo.

-Realizar llaveros. En Internet es fácil encontrar tutoriales que enseñan a crear divertidos llaveros partiendo de cordones de colores. Puedes buscar unos en forma de pulpo que son particularmente alegres y que les encantará llevar.

Este tipo de manualidades son perfectas cuando viene un día malo durante las vacaciones y no sabes muy bien cómo vas a entretener a los niños. Estarán quietos y lo pasarán muy bien con muy poca inversión de dinero.

-Crear bisutería. Existen también tutoriales para crear todo tipo de bisutería, desde pendientes hasta colgantes. En algunos casos será necesario utilizar otros abalorios o cierres pero también se pueden encontrar modelos muy sencillos en los que se anudan los cordones y se entremezclan logrando composiciones muy sencillas pero ideales para que los niños usen como gargantilla o como pulsera veraniega.

Puedes aprovechar los cierres o abalorios de otra bisutería que tengas por casa y que ya está pasada de moda o que no usas. De este modo podréis realizar creaciones propias muy divertidas sin tener que gastar nada de dinero en hacer compra.

Ya ves que los cordones de colores sirven para más cosas que para colocar en las zapatillas. En cualquier caso, son siempre una alternativa divertida a los típicos cordones blancos y negros de toda la vida, cambiando totalmente la imagen de las zapatillas y logrando que se vean mucho más atractivas, sobre todo a los ojos de los niños. Ellos siempre buscan color, alegría y originalidad y con este tipo de cordones se les proporciona todo eso por muy poco dinero.