El placer de conducir un coche que ha conquistado a varias generaciones

Hay coches que se han vuelto símbolos de varias generaciones y uno de ellos es el famoso Ford Fiesta. Cuando salió a la venta llamaba la atención porque era un vehículo muy moderno y juvenil. Muchos jóvenes querían tener uno. Durante muchos años, adquirir un fiesta de ocasion fue el objetivo de todos aquellos que salían de la autoescuela y querían un vehículo moderno, atractivo y con muy buen precio.

Desde aquella hasta ahora mucho ha cambiado en su forma y también en la manera en la que es visto. Actualmente, el Ford Fiesta sigue siendo un coche que gusta y que tiene su público pero se ha convertido en un vehículo que tanto vale para una persona joven que quiere un vehículo no muy caro y que responda como para una familia con uno o dos niños.

Su línea continua siendo moderna, actual, con un cierto toque deportivo que atrae a mucha gente joven. De hecho, se considera uno de los coches favoritos de las parejas jóvenes con un niño, porque permiten llevar al pequeño con comodidad en los asientos traseros y a la vez tener un vehículo con un aspecto muy juvenil.

Dado que se trata de un coche popular es fácil encontrar modelos de segunda mano de diferentes años de antigüedad y consecuentemente con diferentes precios. Que es un buen coche queda patente por el hecho de que todavía se pueden ver algunos de los modelos más antiguos por las calles.

Por supuesto, cada vez van quedando menos, pero es que los primeros Ford Fiesta salieron al mercado en el año 1976, hace la friolera de 41 años. Desde aquella ha habido ya seis generaciones diferentes de este vehículo. La última está en proyecto y se prevé que sea un Fiesta más grande, algo más ancho y con un aspecto bastante más dinámico. También se espera que sea el que cuente con más equipamiento hasta el momento, copiando gran parte de lo que actualmente posee el Ford Focus.

Un coche con mucha historia que siempre merece la pena valorar como una de nuestras opciones a la hora de adquirir un coche nuevo o de segunda mano, porque sabemos que estamos ante un vehículo fiable, que tiene una muy buena relación calidad/ precio y que ofrece un buen resultado con un consumo bajo en cada una de sus gamas.